Las travesuras de Nicanor

Conocer a Nicanor Navarro era ir a lo telúrico a lo insondable y a los misterios del ser humano, Y es que Nongo era un personaje que capaz de romper los esquemas de lo increíble al asumir posiciones contradictorias y analizar la locura como un tema importante para la vida. Por eso en sus crónicas semanales tocó temas de la robleridad, de lo humano y de lo universal Esa fue la razón por la cual Nicanor Navarro decidió tocar temas prohibidos como “Bello y Bolívar”, “Bolívar y Páez”, unas temáticas prohibidas en aquellos tiempos cuando el chavismo estuvo en su máxima altura porque la efervescencia ciudadana, la pasión política y la emoción por una ideología mantenían incendiado al país.

En esos tiempos cuando el Gobernador Alexis Navarro tomó la decisión olímpica de nombrar a Nicanor Navarro que era Cronista de Los Robles como Cronista de Margarita, estalló una lucha institucional porque en ese momento le correspondía el cargo de Cronista de Margarita al ilustre poeta Ángel Félix Gómez, Cronista de Marcano y en una “Alexiada” de Navarro apostó a “la robleridad” al entregarle la institución a Nicanor Navarro, De ahí salieron varias tesis equivocadas esgrimidas por Augusto Hernández que creyó que Alexis y Nicanor eran familia, cosa que no era así. Pero al fin Nicanor Navarro fue nombrado Cronista de Margarita un 11 de octubre en pleno acto de las Festividades de la Virgen del Pilar. Para ese día Nicanor había hablado conmigo para que diera unas palabras en el bautizo de su libro “Rostros y rastros de mi cotarro” y cuando llegue al Anfiteatro de Los Robles donde se realizaba el acto y dejando a mi padre Manuel Vicente Avila en la Clínica Margarita, donde pasaba sus últimos días, vi con mis propios ojos al Gobernador Alexis Navarro bautizando con champagne y hojas el libro de Nicanor. Entendí la situación del momento que Alexis lo había nombrado Cronista de Margarita y algo tenía que darle el roblero en cortesía por el gesto del Gobernador. A los pocos días visité a Nicanor como era costumbre y me dijo en son de chiste “Mi amigo Manuel tuve que disponer de las palabras al bautizo de mi libro porque la cortesía obliga y como Alexis me sorprendió con el nombramiento, no me quedó otra que darle un reconocimiento como padrino de mi libro. Pero quédate tranquilo que Gobernador mata escritor y libros vendrán muchos para que seas padrino, No podía darle a Alexis sino algo parecido a lo que él me concedió y era lo que tenía a mano, pues si me dio pescado tenía que por los menos ofrecerle una arepa”. Esa era la habilidad de un roblero que también aspiraba ser Cronista de Margarita y no despreció la oportunidad porque según me dijo “Las oportunidades se presentan calvas”, y como todos querían ser los herederos de Jesús Manuel Subero cuando a Nicanor le ofrecieron tan codiciado tesoro, pues “no lo podía pelar”.

Después vino el episodio de los dos artículos de la polémica con el chavismo “Bello y Bolívar” del 12/7/03 y “Páez y Bolívar” que Nicanor no había podido publicar y una mañana invite a Ramón Sabino Salgado a ir a visitar a Nicanor y después de comernos unos mereyes en su casa, nos invitó a su oficina para que viéramos dos escritos que guardaba con gran cuidado, Ahí mismo nos mostró en la pantalla de su computadora los dos artículos de lujo de un escritor que no le tuvo miedo a la historia, a la crítica, al gobierno y a la emoción chavista. No los había podido publicar por desencuentros con el editor dela Hora, Samuel Robinson. De ahí salimos con la misión de hacer públicos los dos artículos y el próximo domingo salió a la luz pública el 12 de julio “Bello y Bolívar” en su columna dominical “Con Sordina” y el domingo 17 de julio salió el segundo cañón crítico-historicista “Páez y Bolívar”. Eso produjo un alboroto de padre y Señor Mío que recorrió toda Margarita y enardecíó a Leopoldo Espinoza, Régulo Hernández, Iván Gómez, Augusto Hernández y a toda la clase chavista vinculada a la cultura. Vinieron los disparos desde Aporrea con Gilberto Parra a la cabeza en un artículo titulado “Al Cronista de Margarita”. Augusto arremetió contra Nicanor y la parte política le correspondió a Ibraín Velásquez que buscando como combatir a Alexis llevó mesas de recolección de firmas a todas las plazas de la región. A Alexis Navarro le correspondió mandara su Secretario General, Leopoldo a pedir la renuncia a Nicanor y éste se negó porque los cronistas son eternos y solo cesan con su muerte. Y hasta Chávez nombró a Nicanor desde un “Aló Ciudadano” lo que hizo aparecer a Los Robles en la política nacional.

Pero Nicanor Gonzalo Navarro Guerra que ayer estuvo de aniversario porque nació un 28 de noviembre de 1934 logró romper los cercos de la historia con su crítica lacerante y sus análisis descarnados que hicieron a mucha gente a voltear la mirada a sus escritos y a muchos robleros ignorantes y cobardones a decir “a Nicanor le falta un tornillo”, pero que nunca supieron entender la trascendencia del escritor y que luego respondí en un escrito “Cojan su loco”.

Anuncios
Estándar

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s